Home / POR QUE CREO EN EL LIBRO DE URANTIA

POR QUE CREO EN EL LIBRO DE URANTIA

Traducido al Español
Por La Asociación de Grupos
de Estudio del Libro de Urantia de Bogotá, Colombia
Carlos Zapáta

"Primero permítanme decirles que muchos profetas y grandes hombres de la antigüedad desearon contemplar lo que ustedes ahora están presenciando, pero no fue posible para ellos."

-Jesús, El libro de Urantia, página 1807

Este es un importante folleto, o al menos un folleto acerca de un importante tema. Por favor, invierta unos pocos minutos para explorar lo que puede llegar a ser la gran aventura espiritual de toda su vida. Encontré en El libro de Urantia las más convincentes respuestas a las más antiguas preguntas: quiénes somos?, por qué estamos aquí? y cómo poder encontrar a Dios. Si desea tener una respuesta clara a estos temas, lea esto.

¿De qué se trata?

El libro de Urantia es un trabajo de 2.097 páginas, divididas en temas ordenados que conforman 196 documentos separados, los cuales proclaman ser una revelación dada y autorizada por seres espirituales. El solo hecho de que El libro de Urantia declare ser una revelación obviamente no es lo que determina que lo sea, mas bien lo es la experiencia de muchas personas que lo han leído y están en capacidad de sostenerlo. En otras palabras, no es una autoridad eclesiástica la que le da su veracidad, sino la capacidad de discernimiento interior de quien lo lee.

En cuanto a la parte conceptual, el libro comienza con la descripción de Dios y la relación de su labor con la vida en nuestro planeta, cubriendo en el proceso los elementos esenciales para nuestra carrera desde la vida aquí en Urantia (éste es el nombre cósmico de la Tierra) y durante todo el camino hasta cuando estemos ante la presencia personal de Dios, el Padre en el Paraíso, y aún más allá. Decir que El libro de Urantia está exquisitamente escrito es una expresión exageradamente moderada. Las 775 páginas que relatan solamente la vida de Jesús describen cómo fue presenciada por los seres celestiales, quienes declaran haber estado presentes para observarla de primera mano y colocan El libro de Urantia en el rango de la más fina literatura de la lengua inglesa. Desde su aparición en 1955, 325.000 copias se han distribuido alrededor del mundo. Además de la edición inglesa, está traducido en francés, español y finlandés y en proceso de elaboración en ruso, chino, danés y alemán.

¿Quién escribió El libro de Urantia?

33 seres celestiales son los autores que presenta el libro. El contenido del libro fue transmitido a un grupo en la ciudad de Chicago en los años treinta. El ser humano envuelto en la recepción material ha quedado en el anonimato, al parecer por sugerencia de los autores celestiales. El plan se concibió para que el mundo pudiera juzgar el libro por lo que es y no por lo que puede ser al asociarlo con el fenómeno de su recepción. Así, El libro de Urantia fue hecho para ser juzgado por la excelencia espiritual que inspira. Pero, naturalmente, los nuevos lectores frecuentemente se encuentran muy curiosos respecto a cómo apareció, y mientras existan especulaciones no encontrarán respuestas autorizadas. Sin embargo, con el tiempo, parece que los lectores van dando cada vez menos importancia al origen del libro, puesto que su contenido es lo que realmente cuenta en sus vidas.

¿Cuál es su contenido?

Muchos de los conceptos tratados en El libro de Urantia nunca antes habían sido escritos. El valor principal del libro, sin embargo, está en la manera comprensiva como expresa conceptos ya muy conocidos, presentados adecuadamente para iluminar el amor de Dios hacia cada uno de nosotros y nuestro lugar en su plan eterno. Estos conceptos están reunidos para dar una completa unidad filosófica y espiritual a nuestro entendimiento sobre el trato de Dios para con la humanidad. Algunos de esos importantes temas son:

* Dios. El Padre Universal es el creador eterno, controlador y sostenedor infinito de toda la realidad, la fuente y el destino de todas las personalidades y el corazón del gobierno en todos los reinos universales. No hay nada tan real como Dios; fuera del Padre no puede haber nada que pueda existir. El padre es amor vivo, una persona que nos conoce y a quien podemos conocer. El Padre mora en nosotros y en El nosotros vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser.

* Los universos. Las galaxias que vemos en una noche estrellada están llenas de planetas habitados, multitud de albergues de civilizaciones de billones de años. El universo evolutivo y después el universo central y perfecto son nuestro círculo de ascención al Paraíso, el lugar de morada del Dios eterno en el centro de todas las cosas.

* Progreso sin fin. Dios tiene un propósito para cada mundo en todos sus ilimitados dominios y un plan para cada creatura en cada uno de ellos; un plan que comprende progreso ilimitado en el servicio eterno. Los mundos mortales materiales son las bases que a través de la fe y el servicio, abren el camino a inimaginables mundos de progreso intelectual y espiritual. Durante grandes períodos de tiempo, ascendemos pasando por incontables universos hasta que un día lleguemos ante el Padre en el Paraíso. Después, El nos asignará nuevas misiones en otra parte de su creación.

* Vida eterna. Dios tiene un plan de largo alcance para cada uno de nosotros, el cual comprende logros ilimitados, venturosos servicios y realización personal. Sin embargo, este plan es completamente libre de aceptación por nuestra parte. El Padre nos ha dotado a cada uno de libre albedrío para aceptar o rehusar todo o parte de este plan. El Padre Celestial ha dispuesto que seamos personas libres y todos los seres celestiales respetan la escogencia que hagamos, aún cuando tal escogencia sea destructiva para nosotros mismos. El infierno como un lugar, no existe; aquellos que rehusen seguir por el camino de la vida simplemente dejarán de existir después de la muerte en la Tierra. Dios ama a cada uno de sus hijos (todos los hombres y mujeres) y desea que cada uno de nosotros sobrevivamos, dotándonos con su permanente ayuda y asistencia; sin embargo, tenemos la libertad de aceptarlo o no aceptarlo.

* Luz interior. El Padre Universal nos ha dado a cada uno un fragmento de su propio espíritu para que more en nuestra mente y nos dirija hacia El en la vida eterna. Cuando los propósitos en la vida de una persona llegan a ser completamente puros, cuando su fe es perfecta, él o ella podrá tener una fusión espiritual con esa chispa divina que mora en él o ella y a partir de ese momento llegar a ser uno con Dios. Tal fusión regularmente ocurre después de haber terminado la vida terrenal y es apenas el primer estado de revelación sin fin de la infinidad de Dios para quien fuera una vez un hombre mortal.

* Total sumisión a la voluntad de Dios. En la misma forma que aprendemos más acerca de la naturaleza amorosa del Padre, llegamos voluntariamente a creer en El, aún en los detalles más pequeños de nuestra vida, dándonos cuenta de cuán mejor comprende El nuestras necesidades de lo que nosotros mismos lo podemos hacer. Tal sometimiento a la voluntad del Padre no es un débil pacifismo, sino una disposición activa para buscar la guía, superar las dudas y actuar resueltamente. Si escogemos los deseos del Padre, El se revelará por medio de nosotros al mundo.

* La fe. Es a través de nuestra fe personal en la promesa de Dios que aseguramos nuestra correcta participación de la naturaleza divina. Debemos tener voluntad para dar a Dios todo lo que tenemos y somos; nuestro compromiso no debe tener reservas, puesto que ningún aspecto de nuestra vida se queda detenido. La fe es el precio de la vida eterna.

* Rectitud. Aquellos que pregonan amar a Dios pero, sin embargo, rehusan vivir con altos parámetros éticos y morales, se engañan a si mismos. Una vida de integridad es el resultado inevitable de una vida interior consagrada a Dios. No nos salvamos porque seamos rectos, sino más bien si vivimos en armonía con los valores divinos, puesto que amamos a Dios y deseamos hacer su voluntad.

* Transformación espiritual. El antiguo camino para encontrar a Dios requería que el hombre se contuviera, obedeciera y se sometiera a unas reglas de vida. En el nuevo camino somos transformados primero por el Espíritu de la Verdad y, de esta manera, fortalecidos en el interior de nuestras almas por la constante renovación espiritual de nuestra mente y así somos dotados con el poder de la segura y gozosa actuación de la bondadosa, grata y perfecta voluntad de Dios.

* La familia universal de Dios. Todos somos parte de una gigantesca empresa que comprende incontables trillones de seres a quienes Dios está perfeccionando en también incontables mundos. Todos somos hermanos y hermanas en la gran familia universal de Dios y, por lo tanto, somos afectados por la acción de todos los demás miembros de la familia. El buen esfuerzo de cualquier miembro hace progresar a la familia, mientras que los errores de escogencia de la senda de luz de otros retardan el progreso de todos.

* Servicio. Una vida de dedicación al servicio de nuestros semejantes resulta inevitablemente al contraer el compromiso espiritual. Podemos ser socios de Dios ayudándolo a hacer de esta Tierra el lugar que El intenta que sea y ayudando con nuestro trabajo a la salud, sensatez y felicidad de la humanidad. Fuera del servicio a los demás, la vida es incompleta y sin sentido.

* Jesús de Nazaret. Una tercera parte de El libro de Urantia está destinada a la vida y enseñanzas de Jesús y es sin duda una poderosa contribución a nuestro entendimiento del libro. En él se muestra a Jesús como un Hijo divino de Dios, el creador del grande y extenso universo en el cual vivimos; existiendo otros Hijos divinos de Dios que mantienen similar relación con Dios el Padre Universal en otras partes del gran universo. Sin embargo, para nosotros, el Hijo de Dios, que se encarnó en la Tierra como Jesús de Nazaret, es, para toda intención y propósito, Dios. El vino a la Tierra para experimentar la vida como nosotros la vivimos, para así llegar a ser un gobernante más comprensivo y misericordioso, y para revelar el amor de Dios por sus hijos terrenales.

¿Es verdadero el Libro de Urantia?

Esta pregunta es legítima. Es importante que vivamos una vida plenamente productiva, aquí en la Tierra y no podemos hacer esto sin actuar en consonancia con la realidad. El libro de Urantia sostiene ser verdadero; declara describir la realidad tal como en efecto es. En conjunción con el espíritu del Padre que habita en nosotros, El libro de Urantia está encaminado a servir como una brújula cósmica para ayudar a guiarnos seguros a través de las perplejidades de la vida terrestre y más adelante en la vida eterna. Sin embargo, no es necesario creer que El libro de Urantia sea verdadero para poder beneficiarse enormemente de su lectura.

Criterios de verdad

Pensemos en los filósofos de la antigüedad: Platón, Aristóteles, San Agustín, Santo Tomás de Aquino, Spinoza, Locke, Kant, William James, Hobbes, Descartes; cada uno fue vital respecto a lo que es la verdad y cómo el hombre pudo conocerla. El siguiente es el análisis del autor de este folleto acerca de la validez de El Libro de Urantia con respecto a los criterios tradicionales de verdad, así como algunos nuevos:

1. Correspondencia con la realidad. Deduje que El libro de Urantia es verdadero porque las ideas expresadas en él están de acuerdo con la realidad externa y objetiva. No dudo que los hechos históricos y las verdades religiosas descritas en El libro de Urantia sean para un futuro próximo. Muchos de los planteamientos que se hacen en El libro de Urantia, sin embargo, tales como las relaciones que experimentaremos en los mundos más allá de esta vida, no podrán ser verificados, al menos por ahora. Estoy inclinado a creer en esas enseñanzas, no obstante, debido a que están asociadas con otras muchas que he podido verificar.

2. Consistencia en sí mismo. Una casa dividida se destruye a sí misma. Encuentro que los miles de detalles explicados en las dos mil páginas de El libro de Urantia, vistos desde varias perspectivas, corresponden notablemente. Es imposible para mí considerar que explicaciones tan consistentes no sean la revelación que dice ser El libro de Urantia.

3. Validación interior. El libro de Urantia enseña que el espíritu interior es el patrón de la verdad que cada uno de nosotros tenemos. Nuestro propio espíritu interior responderá a la verdad. No tenemos que depender de lo que los demás nos digan, sino de nuestra fe depositada en Aquel que ha dispuesto que tengamos su presencia en la mente cuando se trata de confirmar lo verdadero. Tuve una clara respuesta interior leyendo El libro de Urantia y esta experiencia mía ha sido confirmada por miles de otras personas.

4. Glorificación de Dios. Jesús anunció que aquel que busca su propia gloria habla para sí mismo, pero aquel que busca la gloria de Dios habla las palabras del Padre. En su totalidad, El libro de Urantia exalta a Dios como nuestro Creador, Padre y Amigo.

5. Credibilidad en la narración de la vida de Jesús. Puesto que ninguno de nosotros puede atestiguarla, no es posible desde nuestra experiencia personal afirmar o no si la vida de Jesús transcurrió como lo exponen El libro de Urantia o la Biblia. Sin embargo, los minuciosos detalles de la vida de Jesús de que da cuenta el libro imparten tan viva convicción de realidad espiritual como para llevar a muchos lectores a la conclusión de que Jesús, por lo menos, pudo haber sido como la persona descrita en El libro de Urantia. No concibo otra manera mejor para contar esta historia que como está dicha allí y, si no es así, ¿cómo pudiera ser?

6. Tolerancia y apertura. El libro de Urantia no pretende ser Toda la Verdad. Algunos grupos religiosos intentan colocar a sus seguidores aparte, cuidándolos para que no se contaminen con conceptos ajenos de otras fes. Pero, al contrario, El libro de Urantia alienta a sus lectores a estudiar las diferentes religiones del mundo, para buscar, apreciar y encontrar la verdad donde quiera que ella esté. El libro de Urantia muestra una actitud de considerable apertura para mejorar nuestros puntos de vista al máximo.

7. Conceptos profundos. Los conceptos presentados en El libro de Urantia y la forma como están expresados no tienen comparación en la literatura espiritual de la humanidad. En su carácter total, El libro de Urantia pone de manifiesto una innata excelencia de pensamientos, expresados clara e inconfundiblemente. No compromete sus mensajes a fin de hacer sus enseñanzas menos rigurosas y así hipotéticamente más aceptables. El libro está completamente inundado de sabor espiritual, predicando fe en Dios e induciéndonos para que dediquemos nuestra vida al servicio de los demás.

8. Ausencia de motivos innobles. Existen varias organizaciones de miembros independientes, sin ánimo de lucro, de los lectores de El libro de Urantia. No sé de alguna que tenga malos motivos o esté buscando dinero, fama, poder o engrandecimiento personal de alguna clase. La única ganancia de estos grupos de miembros es que su felicidad está en una relación más plena con Dios.

9. Pruebas con el tiempo. Todos hemos pasado por períodos de intensa fascinación con algo que parece llenar nuestras vidas. Solamente nos movemos hacia una cosa nueva después de haber estado expuestos de manera más amplia a una deficiencia latente en nuestro primer objeto de interés. En contraste, sólo raros lectores de El libro de Urantia dejan de serlo. Las enseñanzas del libro acerca de la fe en Dios y el servicio al hombre nunca llegan a ser anticuadas.

10. Testimonio de otros. Por supuesto usted conocerá a otros que leyendo El libro de Urantia han experimentado un cambio de vida. Si no ha sido así, este folleto es mi testimonio. Pero no acepte rumores, descúbralo por usted mismo.

11. Resultados de la lectura. El árbol puede ser juzgado por sus frutos; la verdad solo se hace viva cuando es demostrable en hechos transformantes de altos ideales. El libro de Urantia imparte una actitud dinámica y clara en su aplicación exitosa a la realidad. Las enseñanzas de El libro de Urantia, puestas en práctica, nos conducen a la verdadera realidad de Dios. El libro da seguridad espiritual en nuestro creciente conocimiento del amor y ayuda de Dios y nos guia claramente al encuentro del afecto del Padre. Miles de personas que han leído sus páginas han encontrado en ellas mayor sentido para sus vidas.

Relación con la Biblia

El libro de Urantia no está basado en la Biblia, pero es consistente con sus enseñanzas espirituales. Con respecto a la vida de Jesús, El libro de Urantia contiene muchísimos más detalles. Scholars estima que el Nuevo Testamento describe solamente 29 días separados de la vida de Jesús, mientras que la descripción en El libro de Urantia llena 775 largas páginas con la historia, día a día, del Hijo de Dios, quien vivió en la Tierra casi 36 años como el hijo del hombre.

El libro de Urantia y la Biblia están completamente de acuerdo en la defensa de las realidades espirituales de esperanza, fe, amor, gracia, vida eterna y todas las demás significativas enseñanzas espirituales. Sin embargo, me gusta señalar tres doctrinas donde El Libro de Urantia discrepa completamente de ciertas interpretaciones comunes hechas a la Biblia, a saber: la infalibilidad de las escrituras, el pecado original y la doctrina de la expiación.

Con respecto a la doctrina de la infalibilidad de las escrituras, El libro de Urantia enseña que todas las cosas que pasan a través de las mentes y manos de los hombres llegan a ser en mayor o menor grado humanas y que ningún libro, incluido El libro de Urantia, contiene la Verdad Final. Las revelaciones de la verdad, como la Biblia y El libro de Urantia, proceden de Dios, pero ninguna revelación se acerca a la del mismo Padre, la cual si sería la completa. Más aún, Dios no detuvo su revelación de si mismo a sus hijos terrenales en la primera centuria de nuestra era. Deberíamos honrar las escrituras sagradas de todas las religiones, pero sin cometer el error de cuasi-idolatría de hacer de ellas objeto virtual de adoración; algo que Dios nunca intentó hacer. Dios es la fuente de la verdad, no lo es un libro, la tinta sobre el papel, ya sea la Biblia, El libro de Urantia o cualquier otro escrito. Las realidades puede ser hecha viva en la medida que tiene conciencia en nuestra mente. Un libro puede ser una fiel representación de las más altas realidades, pero él no es la realidad misma; de otra manera, la verdad no puede ser un libro. El mapa de ruta no es el camino.

El libro de Urantia rechaza las doctrinas del pecado original y la expiación como una equivocada representación del amor del Padre celestial. Esas doctrinas asociadas sostienen que, como resultado del pecado de Adán, toda la humanidad llegó a ser maldita con la herencia de culpabilidad. Aún los bebés recién nacidos eran "hijos del demonio". Según esto, Dios deseaba perdonar al hombre, pero no lo podía hacer hasta que alguien completamente inocente pagara el precio del pecado de Adán. Según esto, la justicia de Dios requería que se virtiera sangre para que El pudiera olvidar el pecado y rescatara a la humanidad de las supuestas garras del demonio. Por esta razón, Dios arregló todo para que Jesús fuera sacrificado en la cruz a fin de que El pudiera recibir a la humanidad otra vez en su amor y gracia. El libro de Urantia, por el contrario, establece que fue la maldad del hombre, no Dios, la que llevó a Jesús a la cruz. También enseña que Dios tiene siempre amor para sus hijos en la Tierra y que nada puede separar a un individuo de Dios, excepto su propia y personal maldad - Jesús murió por la humanidad tal como vivió para ella, pero Dios no requirió que Jesús muriera en la cruz. Jesús no necesitó conmover el corazón divino del Padre celestial para que amara y perdonara a sus hijos terrenales. El Padre siempre nos ha amado y nunca nos culpa de los pecados ajenos.

¿Está relacionado con alguna clase de secta o culto?

El término "culto" describe peyorativamente un pequeño grupo religioso que parece tener prácticas religiosas exclusivas e inusuales y se mantiene separado de las metas comunes y prácticas del resto de la comunidad. Los devotos del culto siguen ciegamente a una figura autoritaria, carismática y oportunista, la cual, tarde o temprano, los inducirá a darle toda su fidelidad y aún sus pertenencias terrenales. Un evento apocalíptico es puesto usualmente justo en el horizonte, adicionando urgencia a los líderes inmediatos y con alguna frecuencia a llevado a tragedias indescriptibles.

Algunas veces tales cultos son "ocultos", significando con ello que sus enseñanzas son místicas y secretas. Como en el Gnosticismo de la era Cristiana primitiva, practicantes de lo oculto han creido que solo los iniciados pueden conseguir el progreso a un estatus espiritual superior, impartiendo un conocimiento secreto exclusivo para ellos.

El libro de Urantia no pretende ser un eficaz objeto de culto, puesto que sus enseñanzas son inalterablemente opuestas a la adoración de cualquier persona, imagen o cosa que no sea directamente Dios y debido a esto enfatiza que en cada uno de nosotros habita el espíritu de Dios, con el fin de ayudarnos en nuestras luchas espirituales; no existiendo autoridad espiritual humana. Hasta ahora no he encontrado ningún lector que tenga El libro de Urantia como objeto de culto. Los lectores honran el libro por las verdades que contiene, pero también buscan la verdad en donde quiera que la puedan encontrar. No existe nadie con autoridad, solo Dios y la forma como El se revela a cada uno de nosotros. No es el propósito de los lectores de El libro de Urantia establecer una gran organización Cristiana, ni mucho menos un culto. Los lectores estamos inclinados a permanecer en nuestras respectivas inglesias, cultos u organizaciones espirituales, a no hacer procelitismo, ni tratar de polemizar para convertir a otros. No existen enseñanzas místicas ni ocultas destinadas a algunos iniciados o escogidos. Además, el libro no tiene conexión alguna con ningún grupo esotérico u ocultista. El libro de Urantia no salió de ningún grupo espiritualista determinado, ni iglesia, ni es el resultado de una organización filosófica o religiosa humana. El libro de Urantia enseña que no nos salvaremos por lo que sabemos, sino por Quien lo sabemos, el amoroso Padre de toda la humanidad.

¿Qué puede hacer por mí?

Espere un desafío intelectual y espiritual impredecible. En la medida en que usted reflexiona, a través de la lectura, encontrará que la experiencia de su vida comenzará a llenarse de una más completa coherencia. Al ir pasando el tiempo, espere ver los esfuerzos de la humanidad, el desarrollo de la ciencia, las luchas de la religión, la dedicación de la filosofía y la historia singular de nuestro planeta dentro de una estructura intelectual mucho más unificada. Así como ponga en práctica las enseñanzas de El libro de Urantia en su vida, espere ganar una vida provechosa que haga de cada día una aventura en servicio y descubrimientos. Espere estar confortado con el espíritu que asegura que el Padre celestial lo conoce a usted personalmente, lo ama y protege su alma como si fuera su único hijo en toda la creación.

Desde luego que una pregunta de gran interés es: "¿Qué puede El libro de Urantia hacer por mí?" Estas enseñanzas demandan que dediquemos nuestra vida a averiguar cuál es la voluntad del Padre del cielo y que nos consagremos nosotros mismos al servicio desinteresado de la humanidad. Aquel que se atreva a vivir así nunca permanecerá igual.

En su análisis final, El libro de Urantia puede hablarle o no a usted. Si resultara no ser para usted, sólo habrá arriesgado un poco de tiempo con tan fascinante libro. Por otra parte, si las verdades de El libro de Urantia encuentran respuesta en su corazón, su vida puede haber cambiado para siempre. No es necesario decidir por anticipado si lo que usted lee en el libro es verdadero, simplemente tome el tema y léalo como una ficción. El libro contiene algo para cada persona que esté dispuesta a examinar sus páginas.

Cómo iniciar la lectura.

Ante todo provéase de un ejemplar en su librería local.

Una vez tenga el libro, seleccione algunos temas. El libro contiene tanto material que lo mejor puede ser comenzar la lectura de los temas en los que usted ya esté interesado. Aun cuando el prefacio es normalmente el punto lógico para iniciar la lectura de un libro, debe tenerse en cuenta que en el caso de El libro de Urantia el prefacio es primordialmente un glosario de conceptos difíciles. No sería un error comenzar con la sección de la Vida y Enseñanzas de Jesús, en la página 1332. Otros temas excelentes son:

El Padre Universal: pp. 21 a 72. 
Algunos Angeles: pp. 310 a 318, 432 a 439, 547 a 558. 
La Rebelión de Lucifer: pp. 601 a 620, 741 a 762. 
Adán y Eva: pp. 821 a 854. 
Evolución: pp. 360 a 365. 
Gobierno en un Planeta Cercano: pp. 808 a 820. 
Matrimonio y Familia: pp. 913 a 943. 
Oración, Fe, Religión: pp. 994 a 1013, 1086 a 1142.

Una vez comience a leer El libro de Urantia, usted puede tener la necesidad de compartir su experiencia con otros. Aunque hay diversos grupos de socios, es difícil discutir El libro de Urantia sin mencionar La Confraternidad de Lectores del Libro de Urantia, el primero y, con mucho, el más grande grupo de lectores. La Confraternidad es una organización de miembros que corrientemente tiene varios cientos de grupos de estudio de El libro de Urantia alrededor del mundo, la mayoría de los cuales se reúnen semanalmente en hogares particulares para discutir el libro. Usted puede ponerse en contacto con ellos para ubicar el grupo de estudio más cercano. No hay nunca imposición de asistir, ni obligación alguna, cualquiera que ésta sea. Usted puede escribir a la Confraternidad a esta dirección: 529 Wrightwood, Chicago, Il. 60614 U.S.A, o llamar al teléfono (312) 327-0424. Será afectuosamente bienvenido.

Para este escritor, con el descubrimiento de El libro de Urantia comenzó una aventura irreemplazable y única en su género. Yo espero que pueda ser lo mismo para usted."Los acontecimientos del tiempo y las luchas de la existencia material no son otra cosa que el andamio transitorio que tiende un puente hacia el otro lado, hacia la tierra prometida de la realidad espiritual y la existencia celestial."

"Hay en la mente de Dios un plan que involucra a cada creatura de todos sus vastos dominios, y este plan consiste en un propósito eterno de oportunidades ilimitadas, progreso sin límites, y una vida sin fin. ¡Y los tesoros infinitos de esa carrera tan inigualable son vuestros con solo luchar!"

- El libro de Urantia, pp. 364, 365